4/11/21

YUPANQUI: SUEÑO CUMPLIDO.
Cuenta la historia del siglo pasado que Gerónimo Gibaut tuvo un sueño: enseñar a jugar al baloncesto a sus amigos, jóvenes del barrio obrero de Villa Lugano golpeados por la crisis de los años 30. El 12 de octubre de 1935 Gibaut y su pandilla se juntan para buscar el nombre que llevará el club. Alguien saca un diccionario y tras ojearlo se decantan por un término quechua lleno de simbolismo: «Yupanqui». A los jóvenes les fascina una de las acepciones de la palabra: «De ti hablará la posteridad». 
Cuenta la historia del 31 de octubre de 2021 que el Club Social y Deportivo Yupanqui inauguró su propio estadio, en la localidad bonaerense de Ciudad Evita. Ese día, el domingo pasado, se cumplió el sueño de muchos socios e hinchas que transcurrieron casi cinco décadas imaginando la cancha propia.
La historia futbolística de Yupanqui habla de la afiliación a AFA en 1976, cuando comenzó a disputar los torneos de cuarta división, llamada Primera D, categoría en la cual siempre permaneció y nunca abandonó.
Lo vivido en Ciudad Evita hace horas no podía ser distinto a lo que marca la historia del club: humildad, esfuerzo, familiaridad y emoción, dejando en claro la fuerte identidad que Yupanqui ha logrado en la zona de Ciudad Evita, tal como lo genera con el barrio de Lugano, donde tiene su coqueta sede social. 
La presencia del Presidente de AFA, Claudio Tapia, generó mucha expectativa. Tapia, acompañado de varios directivos de la Casa Madre de nuestro fútbol, destacó en su discurso: "Hoy los traperos y traperas tienen su casa, fruto del trabajo de los dirigentes que trabajaron para lograr este sueño. La historia de este club recordará este día. Yupanqui tiene su casa", dijo Tapia, acompañado a Dante Majori, Presidente de la Institución, visiblemente emocionado. Majori destacó: "Esto es producto de un grupo de gente que nos acompaño. Yupanqui tiene un gran material humano, que hoy convierte en realidad este proyecto y así lo hará con varios más que venimos generando".
En épocas de valores morales devaluados, la inauguración del estadio de Yupanqui deja, además de la satisfacción del logro alcanzado, la demostración de que trabajo, esfuerzo, voluntad y compromiso siguen siendo fundamentales para alcanzar lo concreción de los sueños.
Lo fue para Gibaut y amigos en 1935. Lo es hoy, para los "traperos" del 2021.
_______________________________