23 jun. 2020

LA PANDEMIA NO PODRA CON LOS SUEÑOS
Avida de causar daño, la pandemia, no conforme con alterar o poner el riesgo nuestra salud, se propuso afectar la actividad de miles de jóvenes y niños que practican el deporte más hermoso del mundo. Y lo hizo a traición, cuando todos se disponían a  iniciar una nueva temporada de fútbol. Por entonces sólo se hablaba de la organización de los campeonatos, de los sorteos de los fixtures, del fichaje, y de las últimas pruebas de jugadores. Arrasó con todo. 
Pero falló en no prever una cosa, no tuvo en cuenta un detalle: los sueños de los jóvenes. Eso que los motiva a levantarse cada día de su vida bien temprano, agarrar el bolso, ir a los entrenamientos, jugar los fines de semana, explicarle a la novia que no tendrán tiempo para ella, quitarle presencia a los seres queridos. 
El fútbol nos ayuda a vivir mejor, con ilusión y expectativa. A conocer la felicidad extrema de convertir un gol. O de festejarlo. Al goce de los triunfos deportivos, al pesar de las derrotas... La pandemia ignora con quienes se metió
Podrá alterar, causar daño, pero al final del camino tendrá una barrera impenetrable, y será una colección inmensa de sueños, de sacrificios, de ilusiones, que sólo se han detenido por un tiempo, pero siguen adelante y vigentes. Y allí van, pelota al pie, cabeza levantada, perfilando la mejor pierna, espiando el angulo... para convertir el gol de la victoria ante este rival duro e impiadoso, pero que juega sin alma, sin sueños.
Tengamos paciencia, es difícil hallarla. Pero hagamos un esfuerzo más... y no tengamos duda alguna: el partido se gana. Y los sueños se cumplen.
________________________