30 mar. 2020

AFA: TRES AÑOS DE UNA EFICIENTE GESTION
La gestión de la dirigencia de AFA encabezada por Claudio Tapia cumplió tres años de funciones. Y, por donde se la analice, el cambio que se generó en nuestro fútbol resulta notorio y evidente.
Tras del fallecimiento de Julio Grondona se vivieron años de suma incertidumbre, con una intervención que resultó ser perjudicial en muchos aspectos. 
Pero aboquemos el análisis a los temas que nos ocupan, relacionados con el fútbol juvenil e infantil.
Para eso, vale la pena recordar el artículo que publicamos el 19 de diciembre de 2016, titulado "La Herencia vacante en AFA". Pueden verlo haciendo click aqui
De aquel momento lleno de convulsión y oportunistas que no entendieron el carácter transitorio de su función, y que tomaron decisiones de fondo perjudiciales para la actividad, se pasó a una conducción que encaró el trabajo con varios pilares fundamentales.
Repasemos algunos:
- El armado de las selecciones juveniles, bajo la conducción de profesionales con experiencia y capacidad. En lo deportivo este trabajo ya ha provocado la obtención de varios títulos internacionales.
- La revisación médica obligatoria para todos los jugadores que participan en los torneos juveniles e infantiles. Históricamente, en la etapa juvenil, los jóvenes eran revisados en forma obligatoria sólo al comenzar a jugar en Novena División. En la actualidad la revisación es anual en toda la etapa formativa; jugador que no cuente con el apto físico no puede competir.
- El registro de fichajes de jugadores, con la aplicación del Sistema COMET, que entre varias ventajas permite a los clubes que se respete el derecho de formación por sus juveniles.
- Torneos organizados, jugados en forma completa, con récord de instituciones participantes.
- Distinción a los jugadores que se destaquen en sus estudios escolares y presentación obligatoria de los certificados de escolaridad.
- Creación de categorías "formativas" para los más pequeños, reduciendo los campos de juego, los arcos y los balones que se utilizan.
- Obligación de realizar todos los cambios en las categorías más pequeñas, logrando que todos los jugadores citados en cada jornada ingresen al campo de juego al menos 10 minutos por partido.
- Creación de la "Tarjeta verde" para destacar las acciones deportivas y humanas de los jugadores durante los partidos. Las mismas son exhibidas por los árbitros. La medida tuvo repercusión mundial, siendo imitada por varias Asociaciones.
- Cursos de capacitación realizados en el Predio de Ezeiza, con masiva presencia de jugadores, técnicos y delegados.

Lo interesante, además, es que cuando se conversa con los integrantes de las mesas de trabajo de los torneos, y con los integrantes de la Comisión de fútbol Juvenil e Infantil, que preside el dirigente Dante Majori, los proyectos abundan. 
De confirmarse la renovación del mandato de Claudio Tapia en el mes de mayo, pueden esperarse varios cambios que vayan a desarrollar y profundizar lo realizado hasta el momento. 
En tiempos de crisis social, incorporar la mayor cantidad de jóvenes a la competencia deportiva juvenil e infantil parece ser un buen camino en busca de transmitir valores y contención física y emocional. Casi 25.000 chicos nutren las divisiones juveniles e infantiles de los clubes de AFA. Cada uno con su realidad, sus problemas, sus circunstancias personales... Pero todos con algo en común: un sueño. Fortalecerlo e intentar hacerlo realidad es la función y el desafío de dirigentes y entrenadores.
AFA asumió esa realidad. Y va en ese camino. Lo transitado desde el 2017 hasta el presente lo demuestra. 
________________________