5 feb. 2017

AFA - TORNEOS JUVENILES
CAMINANDO EN LA CORNISA
Todos sabíamos que el fallecimiento de Julio Humberto GRONDONA traería consigo tiempos difíciles para la sucesión en la presidencia de AFA. Pero nadie podía imaginar la situación extrema a la que nuestro fútbol arribó a casi 2 años y medio de la muerte de quien fue, durante 35 años, el líder de la "Casa Madre" de nuestro fútbol.
La realidad de AFA es absolutamente preocupante, y el día a día parece complicarla aún más.
Lo cierto es que, de una u otra forma, AFA -por un proceso lógico - en meses tendrá que reorganizarse. Sin dudas el camino es obvio, aunque varios quieren dilatarlo: el acto electoral debe designar al nuevo Presidente. No cabe otra salida. Si FIFA, o el Gobierno Nacional, o algún club "poderoso" creen que puede haber una solución distinta, se equivocan. AFA tendrá un Presidente legitimo en breve.
Pero, mientras tanto, el fútbol juvenil transita horas de interrogantes. La comisión de FUTBOL JUVENIL y las Mesas de los distintos torneos (B y C/D) están compuestas, mayoritamente, por delegados y allegados a los clubes. Personas comprometidas con el trabajo de los juveniles, que dan horas de su vida laboral y personal, pero sin poder decisorio en AFA. Los dirigentes de  peso de las instituciones que componen las comisiones son pocos, y generalmente las decisiones de esas mesas son puestas en conocimiento de autoridades de AFA que revisan lo propuesto y dan visto bueno a las nuevas ideas. Por ejemplo: el armado de los campeonatos surge del seno de las mesas, tras debates de los integrantes que, por su dedicación, conocen el día a día y las necesidades de los torneos juveniles. De esa idea aparece una propuesta de torneo, clubes invitados, forma de competencia, reglamento, etc. En este 2017 vivimos una situación inédita: nadie sabe con quien hablar en AFA. Es decir, no hay quien pueda aprobar o no cuestiones relativas a los torneos. Increíble pero real
Así, por ejemplo, en JUVENILES A, varias instituciones del interior y del Nacional B de la zona metropolitana aguardan con ansiedad saber el formato del torneo de este año. Sin decirlo abiertamente, la decisión es clara: en base a los costos que demande el torneo decidirán si participan o no. En un fútbol paralizado, pensar en grandes erogaciones de traslado para los juveniles parece utópico. Hace horas, el presidente de BOCA UNIDOS, Alfredo Schweizer, dijo con claridad: "To­dos los pro­yec­tos pa­san al ‘fre­e­zer’, in­clui­da la par­ti­ci­pa­ción en los tor­ne­os de in­fe­rio­res de la AFA”. Varios piensan igual.
JUVENILES B también se mueve en la incertidumbre. Habrá equipos que jugaron en la A el año pasado que pidan competir en la B, atento los menores costos?? Que pasará con los invitados de JUVENILES CD que el año pasado jugaron en la B? Puede seguirse disputando un torneo con 28 equipos o se debería volver al formato de 24, como vino siendo en las anteriores temporadas??
JUVENILES CD, resulta obvio, debe esperar por esas decisiones para armar un torneo. En este caso, varios miembros de la mesa han propuesto varios cambios importantes para llevar adelante el torneo que, sin dudas, requiere de mayor esfuerzo para salir adelante.
En los tres casos y en estos días, el trabajo de la comisión y de las mesas es mucho y serio en pos de presentar proyectos y comenzar a jugar. Pero la duda siempre es la misma: quien puede en esta AFA de febrero de 2017 tomar decisiones de fondo, que abarquen a todo un año de competencia??
Como puede interpretarse, mientras la mayorías de las instituciones han convocado a los jóvenes para volver al trabajo y están en plena pretemporada, (vale decir que, en la gran mayoría, con cuerpos técnicos y trabajadores que no cobran su salario hace varios meses), lejos estamos de saber cuando y como van a comenzar los torneos juveniles. De hecho, la TERCERA DEL ASCENSO, gran iniciativa de los dirigentes de la Primera B que volvió a disputarse en el 2014, tampoco reiniciará su torneo esta semana, como estaba pautado.
Entendemos que las cuestiones del fútbol argentino son graves. Y pasan por obtener el pago de los montos adeudados por el Estado, por cerrar el nuevo convenio con la TV, por tener un nuevo Estatuto, por elegir un nuevo Presidente... Pero en la fila, y como tema muy preocupante, surge la realización de los torneos juveniles del 2017. 
Y miles de jóvenes esperan, porque siempre es bueno recordar que el fútbol juvenil es, además de una competencia deportiva, la excusa para que los jóvenes, tal vulnerables en estos tiempos, mantengan una vida sana. La labor social de las instituciones, en el fútbol formativo, es -a nivel nacional- una verdadera contención.
Es necesario tomar razón del tema. Los torneos juveniles deben tener una pronta organización. La Comisión Normalizadora, o lo que queda de ella, debe prestar su atención al tema. O dejar que quienes saben de la cuestión FUTBOL JUVENIL tomen las riendas y puedan trabajar con rapidez.
Si esto no ocurre, y aunque duela o algunos se engañen, ahi si, PERDEMOS TODOS. Poderosos y humildes. Ricos y pobres. 
Sin FUTBOL JUVENIL cruzaremos la última línea de descalabro.


Leonardo Perales
__________________