31 dic. 2013


El sábado 11 de mayo fue, para mi, un día muy triste. Dos días antes me internaron y el diagnóstico era preocupante. Prefiero no recordar demasiado esa historia. Pero el 11 de mayo amaneció soleado, y eso me derrumbó. En terapia, pensaba, mirando por la ventana, que a esa hora, yo debería estar en alguna cancha, o con los teléfonos buscando resultados, o frente a la computadora... Los médicos, desde ya, pensaron que era parte de la depresión. Entiendo que mi Señora les explico el tema... Así se repetió la misma situación varios fines de semana. 40 días en el Hospital, tratamientos, y todo eso... Hasta que una tarde me trajeron una computadora. Y aparecieron un montón de mensajes de apoyo, emocionantes todos. Y otra tarde, varias en realidad, recibí llamados de  mis compañeros (Beto, infaltable, Cristian, Enrique y su inolvidable presencia cuando todavía estaba en terapia...). y las visitas de Caio, del Dr. Tedesco, del Dr. Juan Pérez...  Y los mensajes en el teléfono... los consejos de Tony, el aliento de Fernando... y de tantos y tantos...
Yo esto lo hago por pasión. Nada más que por eso. Lo hacía igual cuando tenía 15 años. Lo hago igual hoy. Esta humilde labor informativa me dio fuerza para luchar. Los fines de semana me levantaba de la cama sólo para esto, para estar presente, informar... Nada más gusta más. Ni la abogacía, profesión que ejerzo y disfruto. Pero no se compara. Para nada.
Por tanto, hoy, 31 de diciembre, quiero decir GRACIAS a cada uno de ustedes, jugadores, padres, técnicos, preparadores, delegados, dirigentes, periodistas, allegados... A todos. No hubo vitamina mejor que este trabajo. Y que sus palabras de aliento. 
GRACIAS. FELIZ 2014 PARA TODOS!!!
Leonardo Perales.
________________