9 jul. 2014

Calculo que correría el año 1992. Por algunas cuestiones de estudio me crucé un señor que trabajaba en el instituto donde yo realizaba algunos estudios paralelos a la universidad. Me comentó que a su hijo, un pibe de Victoria que no debía tener más de 17 años, le gustaba el periodismo deportivo y tenía ganas de realizar sus "primeras armas". Y así fue. Jorge "Topo" López empezó a trabajar con nosotros, en el programa "Ríver Plate, Tu Grato Nombre". Los domingos relataba, grabador en mano, los goles de Saviola, D'Alessandro, y tantos otros en el fútbol infantil. Y le gustaba mucho hacerlo. Después fue creciendo, de a poco, pero sin pausa. Y le crecieron las alas. Y se hecho a volar. Ya después los cruzamos en algún vestuario, más adultos y, si se quiere, profesionales ambos. Y siempre recordamos aquellos añejos años.
Hoy, el destino pegó otra cachetada a traición. Sin explicaciones, en forma injusta.
El "Topo" se fue haciendo lo que le gustaba, trabajando en Periodista Deportivo.  Llegó muy lejos en la profesión, pero tenía mucho más por recorrer.
Fue, es y será muy querido por sus colegas y amigos.
No hay palabras que alcancen para explicar lo inexplicable.
Quizás lo mismo que dije para describir su crecimiento en la profesión pueda aplicarse para describir lo que pasó hoy, en la sinrazón que se llevó a Jorge. Al "Topo" le crecieron las alas. Y se hecho a volar.
Leonardo Perales.
_____________