15 abr. 2014

No es fácil para mi escribir estas líneas. Para nada. Pero tampoco creo oportuno obviarlo y hacer como que nada pasó. Ocurre que en un partido de OCTAVA DIVISION (CATEGORIA 1999) de la FECHA 1 del torneo de JUVENILES C-D,  el jugador Ivan MULLER, del CLUB ATLETICO EXCURSIONISTAS, recibió un golpe de puño de un ocasional adversario, y esto le trajo aparejado un desprendimiento en la retina, con serio riesgo de pérdida en la visión del mismo. Ivan fue operado el martes pasado y se aguarda su recuperación.
Lejos está en el ánimo de quien escribe mencionar quien fue el jugador agresor (en realidad, además, lo desconozco y el árbitro nada puedo apreciar de la acción). Es más, ni mencionaré a  la institución a la que pertenece, pero si que hay decir ENFATICAMENTE que hemos llegado al limite de lo tolerable, y creo que hay una ABSOLUTA RESPONSABILIDAD de los mayores. Ningún joven de 14 años que tenga una educación y la guía de un mayor responsable puede cometer semejante acto en el marco de un encuentro deportivo. No hay reacción ni "calentura" que lo justifique, ni siquiera hecho de pensarlo. Solo una absoluta ausencia de educación, y no me refiero a la educación que puede transmitirse en el colegio. Para nada. Hablo de valores, de responsabilidades, de reglas, de conducta, de espíritu deportivo, de tolerancia, de saber perder. Y de saber ganar también.
Da mucha pena. Damos mucha pena.
Definitivamente pienso en que algo hemos fallado los mayores, y cuanto mal le hemos hecho a los jóvenes. No merecemos indulgencia alguna.
____________